Pavlova inusual

brunch

Una Pavlova muy poco convencional. En la base un chutney agridulce de moras frescas con canela, sobre ésta una capa de fina crema de mascarpone con chocolate blanco y yogur, y para finalizar unos placas de merengue seco hiper crujiente y unas moras frescas, que aportan frescura a este postre singular. Es importante tener en cuenta que el merengue seco (hecho de este modo, sólo a base de  claras y azúcar) no nos aguantará mucho tiempo crujiente, por la humedad ambiente perderá su textura con el paso de las horas , es por ello por lo que es conveniente hacerlo al final de la preparación.

Ingredientes:

Para la placa de merengue seco:
6 claras de huevo
300 g de azúcar
½ cucharadita de esencia  natural de moras
colorante  alimentario en gel color violeta o morado

Para la crema de mascarpone:
125 g de mascarpone
1 yogur natural
200 g de chocolate blanco
80 g de leche

Para el chutney de moras:
200 g de moras frescas
30 g de azúcar moreno
½ lima
20 g de vinagre de Módena
20 g de agua
una ramita de canela

Elaboración:

En un cazo ponemos a calentar la leche, cuando arranque a hervir añadimos el chocolate blanco troceado. Mezclamos a fuego bajo hasta que esté fundido. Retiramos del fuego y dejamos templar. Una vez adquiera temperatura ambiente añadimos el yogur natural y el mascarpone. Batimos bien y reservamos.

Preparamos el chutney de moras, para ello ponemos en un cazo: 150g de moras, el azúcar moreno, el vinagre de Módena, el agua, el zumo de media lima, la piel de la lima (sin coger la carne blanca de la lima) y la ramita de canela; llevamos a ebullición durante 20 minutos, sin dejar de remover. Reservamos.

Para la placa de merengue seco disponemos en un cazo las claras y el azúcar,  mezclamos a fuego bajo sin parar de remover, hasta que el azúcar se disuelva (aproximadamente un minuto), vigilando que la clara no cuaje en ningún momento. Retiramos del fuego.

Con ayuda de una KichenAid, o un batidor eléctrico de varillas, montamos la mezcla anterior a velocidad alta. Cuando empiece a montar añadimos la esencia de moras, seguimos montando hasta obtener una textura bien firme y brillante. Finalmente añadimos el colorante en gel (aproximadamente como un grano de arroz).
Para obtener las líneas de color más intenso en la placa de merengue, antes de introducir el merengue en la manga pastelera, pintamos en el interior de ésta unas líneas con colorante alimenticio (nos ayudamos con un palillo); de este modo cuando el merengue baje por la manga pastelera saldrá con vistosas líneas moradas. Introducimos el merengue en la manga pastelera y esparcimos sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado. Con ayuda de una espátula alisamos bien la superficie, debe quedar una base muy fina de merengue, apenas unos pocos milímetros de grosor.

Con el horno precalentado a 95º, horneamos  la placa de  merengue (en la parte media del horno) durante 2 horas aproximadamente, hasta obtener una placa rígida y con el cuidado que no se nos dore. Extraemos y depositamos sobre una rejilla. Obtendremos una placa seca que podremos romper, con las manos, en pequeños trozos. Reservamos.

Montamos el plato, para ello colocamos una cucharadita de chutney de moras, sobre ésta un par de cucharadas de la crema que hemos elaborado con el mascarpone. Añadimos unas moras frescas partidas y unos trozos de las placas de merengue seco. Servimos y degustamos de inmediato para que el merengue no se humedezca.

 

Pavlova inusual
Share

Recetas recientes

Comentarios

  • 28 noviembre, 2018 a las 3:28 pm
    Enlace permanente

    Lo primero enhorabuena Eva, eres fantástica.
    Me encanta tu blog, tu libro, tu creatividad, todo.
    Tengo una duda, en la receta de la pavlova, se podría cambiar las moras por frambuesas, en la misma proporción?
    Un saludo y muchas gracias.

    Responder
    • 28 noviembre, 2018 a las 6:19 pm
      Enlace permanente

      Hola Olga! muchísimas gracias, que ilusión que te gusten mis recetas. Por supuesto puedes cambiar las moras por las frambuesas, y tendrías también que sustituir el aroma natural de moras o por uno frambuesa o uno de de vainilla ( que es más fácil de encontrar y quedará genial). Un saludo

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *