Caramel miso, calabaza asada con vainilla y algodón de azúcar

dulces

I have a dream, i have a dessert. La base de este postre es un original caramelo líquido que he elaborado con miso blanco. Su punto salado y su particular gusto, resulta el condimento ideal para una calabaza horneada con vainilla. La calabaza la he laminado en finas lascas que alternándolas han dado esta forma  de rosa. Y como fiel reflejo de los sueños, una nube de algodón de azúcar nos permitirá regresar a nuestra infancia.

Ingredientes para 4 personas:

una calabaza pequeña
una pizca de azúcar
1/2 vaina de vainilla
algodón de azúcar
Para el caramelo de miso:
1 taza de nata líquida
¾ taza de azúcar
¼ taza de agua
dos cucharadas de pasta de miso blanco
una cucharada de agua

Elaboración:

Pelamos la calabaza y hacemos láminas muy finas con ayuda de una mandolina. Con la punta  de un cuchillo abrimos longitudinalmente la vaina de vainilla, raspamos las semillas de vainilla sobre las lascas de la calabaza.
Cortamos las láminas del mismo tamaño, para dar la forma de rosa tan sólo debemos cortar en forma de medio círculo, e ir envolviendo una lasca tras otra (con la parte recta en la parte de abajo) dando la forma.

Forramos una bandeja de horno con papel sulfurizado y colocamos unos aros de aluminio forrados en su parte interna con papel sulfurizado. Colocamos cada rosa de calabaza en el centro de cada aro (ha de quedar ajustado al aro) de este modo mantendrá la forma cuando se hornee. Espolvoreamos con una pizca de azúcar sobre la calabaza. Con el honro precalentado a 150º horneamos durante 45 minutos, hasta que quede muy tierna y ligeramente rosada.

Calentamos  en un cazo ¼ de taza de agua junto a ¾ de taza de azúcar sin dejar de remover con una cuchara de madera, hasta que se disuelva y adquiera un color  tostado. Bajamos el fuego al mínimo y empezaremos a añadir la nata líquida, poco a poco y sin dejar de remover. Llevamos a ebullición durante un par de minutos y añadimos la pasta de miso (previamente disuelta con una cucharada de agua). Llevamos a ebullición 5 minutos más, sin dejar de remover. Retiramos y reservamos.

Montamos el plato, para ello disponemos un par de cucharadas de caramelo de miso, con una espátula alisamos hacia un lado del plato. En un lado disponemos la flor de calabaza con vainilla y depositamos una pequeña nueve de algodón de azúcar.

Caramel miso, calabaza asada con vainilla y algodón de azúcar
Share

Recetas recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *