“Ravioli” de ajoblanco de coco, relleno de centollo

PRIMEROS

Un entrante singular. Un falso “ravioli” hecho con la base de un ajoblanco al que he añadido leche de coco y he solidificado con gelatina, para posteriormente hacer discos con él emulando las hojas de pasta de un ravioli.

En su interior contrasta en sabor la carne del centollo, fría y sin disimular su sabor. Finalmente la ralladura de lima le aportará el punto cítrico que contrasta con el coco y que tan bien se viene al centollo.

Ingredientes para 8 personas:

250 gr de carne de centollo (centollo previamente hervido y frío)
una lima
125 gr de almendra cruda
75 ml de leche de coco (sin azúcar)
medio ajo
250 ml de agua
dos cucharadas de aceite
dos cucharadas vinagre de jerez
4 hojas de gelatina
pétalos de flores comestibles
¼ de cucharadita de sal

 

Para elaborar el ajoblanco de coco, trituramos en un robot de cocina las almendras crudas y peladas, junto con medio ajo, el agua y la leche de coco. Añadimos el aceite, el vinagre, la sal y seguimos montando hasta obtener una base fina y ligera. Extraemos y pasamos la mezcla por un “chino”. Reservamos en el frigorífico.

En un cazo disponemos ¼ parte del ajoblanco de coco, lo llevamos a ebullición, en cuanto arranque a hervir retiramos del fuego y añadimos 4 hojas de gelatina bien escurridas (que previamente tendremos hidratándose en agua durante 4 minutos). Añadimos el resto de ajoblanco de coco. Mezclamos y disponemos en un recipiente con una altura mínima de 2 cm, y con suficiente superficie. Disponemos el ajoblanco de coco con la precaución de que no exceda el  grosor de apenas ½ cm aprox.

Introducimos en el frigorífico hasta solidifique, mínimo un par de horas. ( *Para facilitar la extracción de la gelatina una vez solidificada, en la base del recipiente coloco papel film con los bordes suficientemente largos para poder sacarlo una vez solidificado, ayudándome de él).

En el momento de servir, extraemos del recipiente la gelatina de ajoblanco de coco, con ayuda de un cortapastas circular cortamos 16 círculos del mismo tamaño.

Montamos el ravioli, para ello disponemos en la base del plato un disco de ajoblanco de coco , sobre éste un montoncito de carne de centollo. Cerramos con otro disco de ajoblanco de coco. Rallamos sobre éste piel de lima y decoramos con unas hojas de flor comestible.

 

“Ravioli” de ajoblanco de coco, relleno de centollo
Share

Recetas recientes

Comentarios

  • 23 octubre, 2020 a las 3:11 pm
    Enlace permanente

    Hola. Magnífica receta como siempre. ¿Podrían hacerse los raviolis la noche anterior y guardarlos cortados en la nevera y rellenarlos para servir?

    Responder
    • 24 octubre, 2020 a las 5:31 am
      Enlace permanente

      Hola Samuel,
      muchas gracias ! si puedes hacer el ravioli y dejarlo en el frigorífico el día de antes. Espero que te guste !

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *